Re-simplificalo: objetivo por release

Este post habla de dos de los valores de XP: Simplicidad y Feedback. Fundamentales y habitualmente olvidados.

Cuando escribimos software o dibujamos una interfaz de usuario, estamos dando forma a una solución concreta de las muchas que puede tener un problema. Al elegir una solución automaticamente descartamos las demás porque nunca damos marcha atrás para escribir otra solución distinta si la que tenemos ya “funciona”. Por esto hay que reflexionar constantemente sobre la complejidad de la solución que hemos elegido. Lo mejor es hablarlo con los compañeros, discutirlo. A menudo exponiendo la idea descubrimos que podemos conseguir lo mismo de una manera más sencilla.

La clave para poder simplificar es tener en cuenta cuál es el objetivo (qué problema fundamental estamos resolviendo) de negocio. Pero no el objetivo del software a largo plazo sino de la release actual. Lanzamos releases frecuentes en ciclos cortos para obtener feedback y cada una tiene el objetivo de aprender algo concreto del negocio o de los usuarios. Cada release ofrece alguna caracteristica nueva o un cambio que les ayude en su día a día pero sin querer abarcar demasiado de un golpe. Me gusta que la lista de features y cambios de una release me quepa en la cabeza, que pueda contar con los dedos de una mano sin necesidad de documentos. Y que haya un objetivo predominante.

Para simplificar hay que tener en mente cuál es el objetivo de la release actual, que no es el mismo que la release que haremos dentro de 3 meses. De aquí a 3 meses habremos cambiado buena parte del código, a veces mediante refactoring y a veces porque nos damos cuenta de que hay otras necesidades. La vida cambia en 3 meses y en menos.

Conviene darle más de una vuelta a la solución, hay que “resimplificar” todo lo posible. Lleva poco tiempo hacerlo y tiene un beneficio muy grande en el medio y largo plazo. "Vale ya funciona, ahora vamos a echarle una pensada para ver si lo podemos simplificar, a ver si podemos borrar la mitad del codigo y que siga funcionando".

El código tiene que quedar fácil de entender y su simplicidad es más importante que el uso de patrones. No tenemos por qué aplicar el patrón MVVM en absolutamente todas las partes de la capa de presentación, a veces su complejidad no se justifica. Por cierto, recordemos que un ViewModel es una representación de la vista y no un DTO, un ViewModel es una especie de "controller".

La soluciones deben ser lo más abiertas posibles para poder dar margen de maniobra al usuario y aprender cual es su forma preferida de trabajar. Hay que identificar limitaciones innecesarias que estemos introduciendo tanto a traves de al interfaz de usuario como a nivel del código para poder evitarlas. Una solución abierta se centra en el problema a resolver, en el “qué” y permite cambios de forma con facilidad, poder pivotar hacia otras cosas.

Por ejemplo, imaginemos que hay 3 acciones fundamentales que el usuario puede realizar en la aplicación. No hace falta que las realice en un orden concreto, el objetivo de negocio es que pueda realizar las acciones A, B y C cuando mejor le convenga. Entonces no hagamos que para ejecutar la acción A, tenga que hacer primero la B. Eso es introducir una limitación innecesaria.

Ahora un ejemplo de complejidad excesiva: Imaginemos que queremos mostrarle al comercial la disponibilidad de un determinado modelo de vehiculo, es decir, si está en stock. El objetivo de negocio es que sepa si puede vender ese modelo o no. ¿Para qué vamos a contar cuántos vehículos hay disponibles de ese modelo? Le da igual si hay 24, solo necesita saber si tiene una unidad disponible para la venta o no la tiene. Para darnos cuenta de este exceso de complejidad tenemos que recordar el objetivo de la release. Recordar el propósito de la release actual.

Cuanto menos software escribamos mejor. La linea que no falla es la que no está escrita. Cada linea que escribimos es un compromiso que hay que mantener, hasta que alguien venga y la borre. Cuanto vamos justos para cumplir con el objetivo de la release (en el mundo del software esto es siempre), debemos recortar en alcance (funcionalidad) y nunca en calidad. Hay que hacer todo lo posible por respetar los tiempos de entrega previstos, consiguiendo el objetivo a base de quitar características menos importantes en el momento actual.

Enjoyed reading this post?
Subscribe to the RSS feed and have all new posts delivered straight to you.